Consigue más salud con menos esfuerzo en 10 pasos

Pequeños hábitos basados en la filosofía "Menos es Más" en tu día a dia pueden mejorar tu salud

Nuestro cuerpo está diseñado para moverse, pero no es necesario machacarse durante horas en el gimnasio para obtener resultados saludables.

Podemos incorporar pequeños hábitos de actividad física a nuestro día a día, aplicando la filosofía “menos es más”; menos ascensor y más escaleras, menos coche y más bicicleta, menos series de televisión y más paseos por la ciudad… Todas son actividades físicas moderadas al alcance de la mayoría de las personas sanas, sea cual sea su edad.

Inculcar desde la infancia esta filosofía, como un hábito de vida, es fundamental para conseguir reducir el sedentarismo logrando, en definitiva, ser una sociedad más sana reduciendo el número de enfermedades.

Incorpora el ejercicio a tu vida en solo 10 pasos.


1. Busca tu razón. Tu salud, la operación biquini, volver a meterte en esos vaqueros que tanto te favorecían… Tu razón es poderosa. Piensa en ella y ponte en marcha, pero sé consciente de que tu cuerpo ya no es el de antes. Poco a poco te irás pareciendo a aquel o aquella que un día viste en el espejo.

2. Díselo al mundo. Busca apoyo en tus amigos, en tu familia, en tus compañeros de trabajo. Y también dile a tu yo, varias veces al día: “voy a incorporar el ejercicio a mi rutina diaria”.

3.Levántate y anda.  Abandona el sedentarismo. Olvídate del coche o del bus y camina. Abre la puerta de la calle y sal a andar un rato. Pasito a pasito. Es fundamental que seas consciente de tus condiciones físicas.

4. Encuentra tu lugar. En casa, en la calle, incluso en tu lugar de trabajo. Cualquier lugar es bueno para realizar actividad física a diario. Si no puedes o no te gusta ir al gimnasio, sube escaleras, ve andando a trabajar, camina ligero, haz sentadillas en la cocina…

5. Mantén la calma. Comienza de forma progresiva y no con intensas sesiones de ejercicio o largas caminatas. Empieza por pequeñas acciones, durante tiempos cortos. Las prisas crean frustración, así que dale tiempo a tu cuerpo para que reaccione a la práctica de ejercicio.

6. Cierra el pico. No hace falta que te pongas a dieta rigurosa, pero olvídate del picoteo a todas horas, del dulce y del alcohol. Adquirir hábitos alimenticios más sanos es solo cuestión de sentido común. Y de vez en cuando, ¡no dejes de darte un capricho!

7. Ponte cómodo. Cuando vayas a practicar tu actividad física favorita, elige ropa y zapatillas adecuadas, te sentirás mucho más cómodo.

8. Protégete de las lesiones. Son habituales al comenzar a practicar deporte, si no tomas precauciones: calienta antes de hacer ejercicio, comienza con pequeñas series, anda ligero en lugar de empezar corriendo, calienta en bici los primeros días y no empieces con una subida a los puertos en una etapa del Tour…

9. Estírate siempre. Cuando termines tu rutina de ejercicios, dedica un momento a los estiramientos y evitarás contracturas musculares.

10. Diviértete. Nunca hagas ejercicio con dolor o sufrimiento. ¡Eres amateur! Disfruta del deporte. Es divertido, socializador y te pondrá a tono antes de lo que piensas.

Descubre otras experiencias y consejos de cómo #conMenosEsposibleMas aquí.

 

 

VIIV/HIVP/0016/18k  05/2018

ESP/HIVP/0075/18 06/2018